Cambio de estación: ¿Cómo guardar los zapatos de invierno?

Cuando se va la época primaveral toca decir adiós a los zapatos de invierno hasta la próxima temporada. Para que los zapatos se conserven como el primer día, es recomendable protegerlos en una caja o bolsas de tela y dejarlos en un lugar alejado de humedades.

No conviene guardarlos tras usarlos sin haberlos limpiado previamente. Por ello, en Masaltos.com le damos unos consejos para que sus zapatos se conserven intactos hasta el próximo invierno.

  1. Limpie los zapatos con un trapo. Los zapatos con alzas de cuero deben limpiarse con un trapo para eliminar el polvo que haya quedado incrustado en ellos. Puede usar el cepillo transparente de Masaltos.com para limpiarlos mejor. Las pieles de nobuk pueden limpiarse también con un cepillo suave o esponja especial para que aparezca su brillo natural, nunca con un cepillo de cerdas metálicas pues se rayarían.
  2. Si ha limpiado los zapatos con agua y jabón para quitarle algunas manchas que puedan tener déjelos secar antes de guardarlos. De lo contrario, podría aparecer moho. Si desea aplicar crema sobre los zapatos de piel, impregne primero un trapo en la crema y nunca directamente en el zapato. Realice movimientos circulares expandiendo la crema y empiece por la puntera hasta limpiar el resto del zapato.
  3. Utilice hormas o pernitos para protegerlos de la humedad. Con las hormas el zapato conserva mejor su forma alargando su periodo de vida.
  4. Guárdelos en bolsas de tela. Nunca en bolsas de plástico pues retienen la humedad.
  5. Es recomendable no usar naftalina ya que puede resultar agresiva para algunos zapatos. Use mejor los pernitos de madera fabricados en cedro.

Una vez aplicados estos consejos, ya puede guardar sus zapatos hasta la próxima temporada.